Cuando en una vivienda coincide la entrada del verano con la llegada de un bebé a la familia son muchos todavía los que se muestran reticentes a instalar el aire acondicionado en Tenerife por temor a que los cambios de temperatura puedan ser causantes de catarros u otros problemas de salud den el pequeño. Queremos aprovechar la oportunidad que nos brinda este blog para tranquilizar a muchos padres y, sobre todo, para darte algunas pautas sobre la climatización de tu casa para que podáis disfrutar todos de un ambiente agradable y placentero.

Para los bebés, igual que para los adultos, es preferible vivir en una temperatura media de unos 25 grados que tener que soportar los calores veraniegos. Es más, conectando los aparatos de climatización vamos a reducir el riesgo de deshidratación en los niños al evitar que pierdan líquidos por causa del sudor.

Por nuestra larga experiencia como empresa dedicada a instalar el aire acondicionado en Tenerife sabemos que el causante de la mayoría de los catarros veraniegos de los bebés no está en los equipos de aire acondicionado, sino en los cambios bruscos de temperatura. Cuando existe una diferencia mayor de 10ºC de temperatura entre el interior y el exterior de la habitación donde tenemos al niño, es más probable que le provoquemos un enfriamiento. De modo que el truco está en ajustar el termostato de acuerdo con  la temperatura exterior.

Lo mismo pasa si únicamente tenemos conectado en casa el climatizador de la habitación en la que está el bebé y nos vamos a otra habitación en la que está apagado el choque de temperaturas es lo peligroso.

Por último, desde JPG Climatización Canarias tenemos que insistir en que nunca coloques al bebé en un punto donde le dé directamente el chorro de aire frío.